jueves, 3 de enero de 2019

"Sentir el calor de un pueblo mágico que se encuentra a 2,200 metros sobre el nivel del mar, es darte cuenta que la gente tiene aun mas magia y encanto que el propio pueblo".



Llegar a San Cristobal desde Tuxtla Gutierrez (la capital del estado) puede tomar entre 40 minutos y a veces poco mas de una hora, según las condiciones de clima y trafico. Ese día de carretera nos acompañaba una gran y densa neblina junto a una ligera llovizna que le daba un toque de romanticismo y muy místico. 

Apenas al pisar tierras mágicas de San Cristobal, se abrían las nubes y se asomaba un poco el sol. Nos recibían con mucho entusiasmo en nuestra primera reserva de hotel, el Ciudad Real, ubicado en pleno corazón del centro histórico de San Cristobal de las Casas. A la vuelta, a unos pasos, nos recomendaban comer en el restaurante Las Pichachas para empezar el recorrido de enamoramiento gastronómico por el estado Chiapaneco.
Nos se puede dejar ir el momento al terminar cada alimento y despedirlo con un rico cafecito y algún postre para acompañarlo. Tierra de manos trabajadores y de cafe delicioso. 

Caminar entre la gente por sus calles estrechas y su pequeños callejones, a veces solitarios tiene un encanto especial, porque apenas al dar algunos pasos uno se puede encontrar con un pequeño rincón que puede ser desde un pequeño museo hasta alguna galería o local de artesanías. A veces, uno puede en desvivirse de halagos para un destino, para una ciudad o un pueblo, como el caso de San Cristobal de las Casas... y para esto, nuestra única recomendación es visitarlo, conocerlo, vivirlo, sentirlo. 

Hasta para subir y bajar a la iglesia del cerrito tiene su magia, su especial manera de disfrutar cada paso, cada escalón. Un pueblo mágico sin prisas, como muchos en México. Con un clima inmejorable para disfrutarlo aun mas... hay que evitar a toda costa la temporada de lluvias.

Nosotros probamos un segundo hospedaje, el Hotel Sombra del Agua, que mas que mágico es totalmente encantador. Muy recomendable para parejas y familias. Su ubicación es muy cercana al corazón de San Cristobal, aunque puede resultar ser un poco ruidoso por las noches.



Podría pasarme muchas mas lineas y párrafos escribiendo la magia de San Cris, podría describir el itinerario y recomendar que hacer o que evitar, a donde ir o donde dormí (algo que ya mencioné)... pero es que San Cristobal no se presta para hacer una, dos o diez recomendaciones, es de verdad un pueblo mágico que hay que explorar, que descubrir, que caminar, que observar, que disfrutar... del cual enamorarse. Es de esos lugares a los que sin ningún problema se puede ir solo, con amigos, en pareja o en familia. Es muy disfrutable como se le visite.

Costos aproximados:
-Hotel dentro del centro históricos, entre $900 y $2,000 (según temporada).
-Alimentos por persona, desde $80 pesos hasta $300 (depende lugar).

Nosotros fuimos en Agosto y el Hotel Ciudad Real nos costó $1,058 la noche reservado en Booking (les dejamos un cupón de 10% de descuento en su primera reservahttps://booking.com/s/0_6/mochil58), y después en el Sombra del Agua en $1,250 pesos. El restaurante las Pichanchas pagamos $480 pesos por los tres sin incluir propina. Un desayuno en el Carajillo Cafe nos salió en $220 pesos por los tres sin propina.


Publicado por Viaje de Tres On 12:12 Deja un comentario Continua leyendo

jueves, 28 de diciembre de 2017

No hace falta decir que Diciembre es uno de nuestros meses favoritos, más allá de la convivencia con amigos, compañeros de trabajo o familia. La gastronomía, la compañía, el árbol, los regalos, la ilusión se conjugan para disfrutar de casi todo un mes de fiestas.

Este año 2017 "fuimos elegidos" para recibir por primera vez a ese traviesillo duende que se ha convertido en tradición llamado Elf On The Shelf. Cuenta la tradición, que llega con el inicio de la Navidad, o cuando se adorna el árbol en casa. El cuento para los niños en casa es que viene cada año desde el Polo Norte para verificar como se portan... su labor, básicamente, es ser los ojos de Santa Claus.

Así, cuando el 1ro de Diciembre se encendió nuestro árbol en casa vino por primera vez este duendecillo rojo y apareció con su primer travesura (colgado en el árbol y enrollándolo con papel higiénico, dando bienvenida al niño de la casa) y con el libro de cuentos que explica parte de la tradición...aunque depende de cada familia si seguirla tal cual o contar una historia mas personal.
En esencia, trata de mantener a secreto el cómo se entera Santa del comportamiento de los niños en el hogar. Él viaja toda las noches hasta el polo norte a contarle que tan bueno han sido en sus labores, si se portan bien o mal, y con ello saber si el regalo pedido en la carta de Navidad llegará o no.

Pues sin lugar a duda, este año, este pequeño hizo aun más mágica la temporada y llenó de ilusión los 25 días en cuenta regresiva para la llegada de Santa Claus, los renos y los regalos. Cada noche, mientras todos en casa dormíamos, él cambiaba misteriosamente de lugar en la casa y hacía alguna que otra travesura o llenaba de mensajes que iban dirigidos a nuestro pequeño. Entonces, cada mañana, lo primero que hacía nuestro pequeño era buscarlo por toda la casa a descubrir que había hecho. 

El día 25 con la llegada de los regalos que trajo Santa Claus desde el polo norte, el travieso duendecito se iba de vuelta a su casa para volver hasta el próximo año, cuando el 1ero de Diciembre (2018) vuelva a visitarnos.

Algunas de las travesuras en casa del duendecito...







Publicado por Viaje de Tres On 13:45 Deja un comentario Continua leyendo

jueves, 12 de octubre de 2017


Cuando uno se convierte en padre, todo termina girando siempre alrededor de los hijos, y los viajes no son la excepción, tratamos de buscar lugares en los que ellos se sientan más cómodos y que conlleve siempre diversión; en nuestro caso así ha sido desde hace 6 años ya que nuestro pequeño viajero es parte de nuestras vidas.

He leído ya en distintos sitios que nunca debemos dejar a un lado a nuestra pareja, que los hijos no deben ser el único centro de atención, y pensando en aquella frase popular en que los hijos "son prestados", que nosotros solo somos parte de su vida, sus principales y primeros guías, porque a fin de cuentas algún día tomarán la decisión de dejar el nido y vivir su vida. Entonces ahí será el momento de volver a estar únicamente con nuestra pareja, esa persona que uno elige para pasar este viaje llamado vida.
Y bien sabemos que no es lo mismo viajar solos, viajar en pareja o viajar con hijos, por eso nosotros siempre recomendamos por lo menos hacer 1 viaje al año únicamente en pareja, que sirva para desconectarse de todo lo que nos rodea habitualmente, de la cotidianidad, de la rutina, de las caras conocidas, y que exista solo el TU Y YO.

Por esta ocasión (y porque nos lo debíamos) decidimos aprovechar unos vuelos realmente económicos que ofrecía Vivaaerobus ($1,400 vuelo redondo) a la ciudad de Guadalajara, y con un fin de semana era suficiente para desconectarnos y disfrutarnos mutuamente. Como si se tratase de un fin de semana largo (de Viernes a Lunes), buscamos las opciones de que hacer y visitar alrededor de la ciudad de Guadalajara; algo nuevo, algo diferente. Fue en un pueblo mágico donde encontramos la oportunidad de conocer un nuevo y temático concepto, el Hotel de Barricas, llamado Matices, ubicado en Tequila, Jalisco.


¿Como llegamos?


Para llegar a este hotel, viajamos primero a la Ciudad de Guadalajara desde Veracruz en un vuelo por aproximadamente 1 hora 15 minutos; después tomamos un autobús que nos llevo a Tlaquepaque, donde pasamos una noche. La mañana siguiente abordamos un autobús hacia Tequila, luego de llegar al centro del pueblo mágico y reportar nuestra reservación en el hotel, una camioneta vino a buscarnos para llevarnos hasta el sitio del total (unos 15 minutos del centro de Tequila).

Un camino que para donde voltees hay agave, árboles, vegetación, todo es verde, es una sensación maravillosa para los ojos; al cruzar la puerta de entrada lo primero que se ven son los enormes barriles que han sido adecuados como habitaciones. Llegamos a la recepción en donde nos recibieron súper amables, llevándonos hasta la puerta de la que sería por esa noche nuestra Barrica, llamada "LaJach", bella por fuera y por dentro, todo decorado muy al estilo mexicano y con relación al tequila.


Tratamos de aprovechar nuestra estadía ahí el mayor tiempo posible, cada barrica cuenta con una terracita donde de verdad te pueden pasar las horas y no te cansas de observar el paisaje, de respirar aire puro, y que de verdad te desconecta un poco del mundo digital en el que habitualmente nos movemos. Estamos lejos de los autos, de los ruidos, de las personas, parecía estar organizado para que solo fuéramos nosotros dos y la naturaleza.

Esa primera noche solos (después de mucho tiempo) lo disfrutamos como nunca, platicamos, reímos, y por espacios de tiempo, tan solo observábamos la postal en completo silencio. 

Tuvimos la oportunidad de comer en el restaurante del hotel, es subterráneo, y es una maravilla desde que entras por una enorme cava, luego te encuentras con unas grandes escaleras que te llevan a una especie de cueva. La barra simula la antigua rueda y piedra que jalaban los burros para apisonar el maguey y extraer el aguamiel. En la llamada "Taberna del Cofrade" está llena de mesas y sillas en forma de barrica, todo de madera, una gran barra llena de los distintos tequilas que se producen en la Casa Cofradía, un buffet con comida mexicana, con música mexicana, con gran sabor y ambiente mexicano.


Un descanso en barrica "reposado".-


Después de pasar una especial noche dentro de nuestra habitación en forma de barrica, nos fuimos al desayuno (incluido en el precio de la habitación), y luego dimos un recorrido por la fábrica de tequila (también incluido en el precio de la habitación), que se encuentra ahí mismo, por eso con orgullo se muestran como el único hotel con una fabrica tequilera en el mismo complejo. Suerte la nuestra de haber hecho el recorrido en Domingo por la mañana, ya que al ser día de descanso no hay trabajadores y se puede observar y escuchar con atención la explicación de la guía de una manera más tranquila y sin ruidos, ademas hay menos gente y con un grupo muy reducido en el recorrido. Nos mostraron el proceso desde lo más íntimo de sus hornos, nos dieron a probar el tequila más puro, probamos la dulzura del maguey, degustamos de la variedad de tequilas con que cuenta Casa Cofradía, por último tomamos una fresca y deliciosa margarita acompañados de otra pareja de queretanos muy agradables que conocimos ahí, y que nos invitaron a recorrer también los pueblos de Queretaro.

Sin duda, gran experiencia y un gran acierto haber ido a conocer el Matices hotel de barricas para disfrutar de un fin de semana totalmente diferente a lo rutinario y que nos ayudó a conectar con ese TU y YO; encantados porque usamos nuestros sentidos en toda la extensión de la palabra, observamos, olimos, degustamos, sentimos y escuchamos.

Cuando hablamos de presupuesto de viaje, la referencia podría quedar así:
· $2,800 pesos avión Veracruz-Guadalajara,
· $   103 pesos por cada uno en transporte Guadalajara-Tequila,
· $3,724 pesos habitación Matices hotel de barricas,
· $   420 pesos comida (para dos),
· $   180 pesos cena (para dos),
· $   500 pesos transporte privado Tequila-Guadalajara,
· $   450 pesos hotel Guadalajara,
· $   250 pesos taxi al aeropuerto,
TOTAL: $8,530 pesos MXN.

Publicado por Viaje de Tres On 12:39 Deja un comentario Continua leyendo

martes, 1 de agosto de 2017

Puebla.-

La sensación de preparar una maleta después algunas semanas de no hacerlo es ÚNICA, y emocionante. La emoción de saber que vamos a realizar una de las actividades que mas nos gusta hacer en familia, el alejarnos de la rutina nos une mas viajando. Verificar el clima para saber que ropa seleccionar, saborear los sabores del destino solo de imaginarlos vaya que emociona.
Nuestra ciudad destino apuntaba a Puebla y Zacatlán para disfrutar de un fin de semana diferente, en la montaña, en el clima seco y frío.


Puebla es una ciudad bella sin duda, llena de historia que siempre inspira a volver cada vez que se presenta una oportunidad; es ahora una combinación entre lo moderno y la propia historia que salen de sus edificios y fachadas.
Hoy, apenas al entrar por una de sus avenidas principales nos ha dejado impactados con la transformación que ha tenido en el ultimo año. Luces por todos lados, una maravillosa ciclovía que no hace mas que provocar subirse a una bicicleta y disfrutar desde una panorámica de la ciudad y sus calles.

Teníamos muchas ganas de visitar y subirnos a la famosa "Estrella de Puebla", esa gigantesca rueda de la fortuna que se nos había negado en las ultimas tres visitas a la ciudad; así que esta vez fue lo primero que hicimos. Estar por el lugar alrededor de las 6 de la tarde en Viernes fue la hora ideal, por un lado, por la poca gente que había y por tanto el tiempo de espera se redujo a solo 15 minutos.
La entrada cuesta $30 pesos por persona en una cabina donde suben hasta 8 personas, y $300 en una cabina VIP o privada. La duración del recorrido, es decir, lo que se tarda en dar toda la vuelta completa es 18 minutos exactamente, tiempo suficiente para disfrutar la increíble panorámica y vistas a la ciudad de Puebla. Majestuosa postal nos brindó el sol al ocultarse tras el volcán Popocatepetl.
Apenas al bajar, disfrutamos de las aguas danzantes con un ritmo singular, y acompañados de un juego de luces. El clima fresco lo sentimos al estar acotumbrados a los 30º promedio, pero que sin duda disfrutamos.
No quedaba otra cosa mas que cenar unos ricos molotes, prepararnos para el despertar mañanero y tomar carretera con rumbo a la sierra poblana, buscando el pueblo mágico de Zacatlan. 



Zacatlan de las manzanas.-

Luego de poco mas de 2 horas de camino, el olor a vino de manzana, a cafe de olla de pueblo se siente. Llegamos directo a nuestra reservación, en Zacatlan Adventure, que se encuentra ubicado en lo alto del pueblo mágico. El entorno es muy acogedor, los impresionantes arboles provocan mas que una sensación de paz y tranquilidad. El clima que se respira es puro y natural. 
Una breve explicación de la historia del rancho turístico, un recorrido por las cabañas que nos recibirían en la noche para descansar y nos preparamos emocionados para hacer actividades de tirolesa, que aunque no están incluidas en el hospedaje, ya estando ahí era oportunidad predilecta para poder sumarle un poco de adrenalina al calmado escenario.


Luego de mas de 2 horas de aventura extrema (bueno, ni tanto) nos fuimos al centro del pueblo, a disfrutar de su gente, de una rica comida y un cafe de olla. Nos recomendaron un lugar especial, que desafortunadamente estaba con un evento privado y no pudimos degustar. Recorrimos sus calles, visitamos el museo del reloj, nos sorprendimos con la barranca y su preciosa vista, ademas del maravilloso paseo adornado por un escultural y artística pared plagada de azulejos.
Nunca estamos excentos de las inclemencias de un viaje, y nuestro pequeño resintió en su estómago la degustación gastronómica, así que vomito y un poco de fiebre nos acompañó esa noche en medio del bosque. La mañana siguiente, una breve caminata por el bosque, un desayuno entre arboles gigantes y de vuelta a la ciudad de Puebla.



Escala en Va'lquirico.-

Aquel camino de vuelta fue mas rápido que el de ida. El trayecto nos puso de frente al recién y famoso sitio ubicado en Tlaxcala, pero con mayoría de visitantes poblanos, por la cercanía. Es como sentirse en un pequeño pueblo Europeo en medio de la nada. Restaurantes y boutiques de artesanos y diseñadores locales adornan el lugar. No me parece nada del otro mundo, pero si muy lindo de caminar (y perderse) entre su pequeños callejones que asemejan un laberinto. Vale la pena llegar temprano (si se trata de fin de semana), alrededor de las 2 o 3 de la tarde todo aquello es un mar de gente. 

El fin de semana entre 3 es un gozo para mis sentidos, estamos convencidos de que ademas de aprender la facilidad en las formas de adaptarse al propio viaje, al destino, al paseo... descubrimos juntos, nos reímos juntos, nos preocupamos juntos, pero sin duda alguna vaya que lo disfrutamos juntos.

* Para mas información del lugar donde nos hospedamos, les recomendamos visitar su pagina www.zacatlan-adventure.com.
* Dependerá mucho la fecha de visita, regularmente se va a encontrar hoy clima fresco, o lluvioso, pero dificilmente caluroso. Así que bien vale la pena ir abrigado para la ocasión. 
* Los gastos diarios son muy bajos, alrededor de $200-$250 pesos por persona promedio para los tres alimentos.




Publicado por Viaje de Tres On 12:28 1 comment Continua leyendo

jueves, 20 de abril de 2017

Todos lo sabemos, Disney es de esos lugares donde se dice que la magia existe, y que yo, como escéptico que soy, decía: no, no existe... es sólo que cada persona que desempeña ahí su trabajo CREA magia, hace que exista, hace que te sorprendas en todo momento.
No hay lugar ni cabida para una cara triste, los que lloran son pequeños niños que o porque tienen hambre o por berrinche, pero difícilmente por tristeza o desesperación de estar en un lugar aburrido. 


Y entonces recuerdo, precisamente hoy que mi disco duro está dañado sobre el recordar los momentos que tan sólo con visitar el "mágico" lugar creado por ingenieros y arquitectos me ha dejado en la vida, y con el reto de que las únicas fotos, la película...están únicamente en mi cerebro.

Disneyworld, ahí la visite con mis padres por primera vez, en un viaje entre Miami y Orlando. Un maravilloso viaje familiar donde por primera vez imperaba y prevalecía la felicidad sin ninguna discusión de hermanos, ni entre padres, ni entre padres e hijos... ni de nada. 
Disney estaba ahí, como en las fotos. ¿Por dónde empezar?, no sabíamos, pero había que tratar de descubrirlo todo, Magic Kingdom y Epcot por lo menos estaban en la agenda y con una sola consigna: "nos vamos hasta que cierre el parque, antes NUNCA". Y bien, recuerdo que fue un gran viaje de familia, el último que recuerdo que hayamos echo pasada una Semana Santa.


Honeymoon, Orlando... y ahí volvíamos, como un par de niños ilusionados con su primera vez. Marisol y yo habíamos decidido poner principio a nuestra magia en un mágico lugar... Disneyworld. Sin pensarlo, lo único en mente era divertirse, revivir momentos, vivir nuevos (ahora ya juntos), sentir la vibra de la gente y el lugar. Siempre será inolvidable, porque fue el principio de una larga lista de viajes llena de sonrisas...y mucha magia, como la que sigue perdurando (por fortuna).

Disneyland, California... un año más tarde, el destino nos hizo volver al mágico lugar, ésta vez al lado Este del país, en Anaheim, California. Aunque yo había vivido allá una temporada, nunca lo visité. Ésta era oportunidad predilecta, y así lo marcaban los planes, aventura y adrenalina pura en todo momento, por ello estaban agendados todos los juegos y atracciones más extremas al inicio del recorrido. Hubo algo que dio un giro inesperado y truncó muchos de los planes, y así ha sido en cada nuevo viaje, por eso nunca confío en los planes fijos. De pronto, el viaje "adrenalinico" se desvanecía cuál polvorón en las manos.
La Torre del Terror fue nuestra primera, única y última vez. Al terminar el juego, era casi la hora del "lunch" y entonces había que hacer escala técnica para recuperar energías para el resto del día. Las clásicas y grandiosas piernas de pavo eran elegidas para ejemplificar el canibalismo a medio parque. El destino nos llevó hasta la soledad de una banca justo al frente del castillo, como si de un rígido plan se tratara, pero NO, la razón es que la magia existe.

Sentados cuál pareja noviando en un parque, platicando de todo y de nada, interprentando con emoción el mapa y lo siguientes juegos en el itinerario... Marisol, con toda tranquilidad me dijo un par de palabras, que lamento no recordar textualmente, sacó un sobre de su mochila y me dijo: "te escribí esto"... ¡feliz aniversario!. Empecé a leer con atención, con el grandioso marco que tenía a mi alrededor. Y ahí, volvió la magia, y todo se detuvo. Se puso en pausa cuando al final de la carta decía con letras pequeñas: "positivo", serás Papá. Mágicos momentos.

Disneyland, nuevamente... como si de un "mickey-iman" se tratara y nos siguiera desde el primer viaje juntos, nuevamente el destino (y apenas 2 años después) nos hizo volver ahora como un trío de viajeros al lugar donde empezó la magia.

La experiencia, totalmente nueva, totalmente desconocida...pero que no dudábamos que sería inolvidable, como cada visita. Y entre tanto y tanto...de pronto, ahí estábamos nuevamente sentados en la misma banca frente al Castillo con lágrimas de felicidad (porque esas también existen) viendo materializado aquella carta en una personita en carriola de 1 año y medio... confirmando, ante todo que los sueños se viven y que la magia... si existe.


Publicado por Viaje de Tres On 13:19 Deja un comentario Continua leyendo

jueves, 16 de marzo de 2017

Aunque paramos un poquito en la recta final del año 2016 en movernos de viaje por cuestiones de tiempo, trabajos y proyectos a los que les pusimos mucho empeño; empezar el año en un pueblo mágico parece ser un buen augurio. Llevamos dos en este primer trimestre y cada día tenemos ganas de seguir conociendo mas de México y sus maravillosos y mágicos pueblos. 


Aunque Orizaba, por opinión personal, no lo consideramos "tan mágico", ni "tan pueblo" como muchos otros con esos nombramientos, si nos parece que se ha transformado y ha embellecido por mucho la ciudad. Estar tan cerca de Veracruz lo hace un atractivo disponible a 1 hora y media de distancia. Historia tiene, sin duda, por aquella recordada batalla en el Cerro del Borrego en contra de la que fuera la Segunda Intervención Francesa, o por autonombrarse como la verdadera cuna del Futbol Mexicano, entre algunas cosas destacadas de la ciudad de Orizaba. 

Hospedaje en Cabañas.

Apenas a unos pasos del famoso Ojo de Agua, un yacimiento maravilloso ahora convertido en todo un parque de atracciones nos encontramos con las "Cabañas El Respiro", bonitas, cómodas y auténticas cabañas de madera dentro de la ciudad. Nos las encontramos en una publicación en Facebook, nadie nos las recomendó y vivir la experiencia de cabañas, chimenea, campirano y todas esas cosas. 
La verdad es que está un poco complicado el acceso porque se encuentra en una calle de doble sentido y con trafico constante, así que la primera recomendación es tener mucho cuidado al entrar. 

El recibimiento del encargado fue sensacional, y hasta nos dio a escoger nuestra cabaña, que aunque todas son iguales siempre será mejor elegir la mas alejada a la calle. Preciosa desde la entrada, con una pequeña sala y desayunador, cocina completa, vajillas, etc., su baño completo, una pequeña terraza y hasta dos habitaciones (una con cama matrimonial y otra con cama individual). Es un lindo lugar donde se apetece esas prodigiosas combinaciones café + libro o vino + plática.


Diversión familiar.

Apenas a 10 minutos de las cabañas puede uno hacer la primer escala en el Expo-Parque. Enormes figuras de dinosaurios hacen pasar a los niños maravillosos momentos con caritas de asombro y felicidad; hay también juegos y área de picnic. Es totalmente gratuito, lo único que debes pagar es el estacionamiento. Está abierto de Lunes a Domingo de 10 am a 10 pm.

Sin duda alguna, lo más recomendable al momento es el Teleférico y el paseo del Rio, donde se pueden encontrar diversos animales dentro de una UMA (Unidad de Manejo Ambiental) establecida a lo largo del río. 
Nuestra recomendación sería hacer primero el recorrido en el Teleférico que sube hasta el Cerro del Borrego, caminar y disfrutar las vistas panorámicas al pueblo mágico de Orizaba (todo esto deberá tomar alrededor de 3 horas, entre espera, subida, caminata y bajada).

Lo ideal también es comprar las entradas un día antes (cuando se trata de fin de semana), porque los lugares son escasos cada hora dado que solo son tres vagones los que suben y tres los que bajan y su capacidad es de máximo 6 personas por vagón.
El precio del teleférico es de $30 pesos por persona (Lunes a Viernes), $50 pesos por persona (Sábado y Domingo).


El paseo por el Río termina siendo mágico y de un gran aprendizaje de las especies protegidas que se encuentran ahí, y algunos en peligro de extinción. Los sonidos de los propios animales, los sonidos del agua bajando y deslizándose entre las piedras complementan la gran caminata que también hacen encontrarse con esculturas en honor al maestro cantor Francisco Gabilondo Soler (cri-cri) oriundo de Orizaba.

Descubrir rincones en el centro histórico de Orizaba es lindo para la familia. Descubrir donde comer y que comer es una tarea sencilla... no se puede ir uno de Orizaba sin comer pambazos y probar las tradicionales "memelas" para desayunar. Si se trata de algún platillo que te puede hacer recordar a la pluviosilla en el futuro es probar sin duda el "chileatole", los del güero son de los más famosos de Orizaba.
Publicado por Viaje de Tres On 11:19 Deja un comentario Continua leyendo

jueves, 2 de febrero de 2017

Dentro de las tareas como Padres, está la de estimular los 5 sentidos de nuestros pequeños, ellos apenas al nacer ya usan su olfato para reconocer a Mamá, el oído para reconocer voces, la vista para detectar colores, el gusto al probar la leche materna y el tacto al sentir la piel de Mamá y Papá.


Nosotros hemos utilizado los viajes como método para hacer explotar al máximo sus sentidos y es que estamos seguros que viajar te hace abrir más los ojos, el oído, el olfato y ni qué decir del gusto, probando platillos típicos de cada lugar al que vamos.


"Enseñen a sus hijas e hijos a viajar", "enseñen a sus hijos a leer", "muéstrenles que el mundo es maravilloso". ¿Cuál es el problema si su hija o hijo mayor se quiere ir en busca de aventura?. ¿Por qué se le va a cortar las alas a alguien que tiene deseos de volar?. ¿A lo mejor está buscando a un compañero o compañera con quien compartir libros y viajes? La gente que manipula a sus propios hijos terminan arrepintiéndose en el futuro; y queda muy lejos de hacerles un bien. Hay que enseñar a los niños a ser felices, responsables, respetuosos y amorosos.

Empezando por la vista, dicen que la habilidad para observar va aumentando conforme van creciendo, y es a partir del octavo mes donde ya pueden ver con mas claridad colores, texturas, rostros, objetos, etc. Al momento de viajar, lo primero que utilizamos son los ojos, al poder disfrutar el camino o trayecto hacia el destino al cual nos dirijamos, ya sea por carretera o por aire, hacer que los niños observen en todo momento los paisajes, que vean y distingan los distintos colores y formas de montañas, árboles o nubes. Y ya estando en el destino, hacer que conozcan cosas nuevas, que vean el mar, zonas arqueológicas, museos, danzas, artesanías; hay tantas cosas por ver cuando se está de viaje.

Médicos y especialistas aseguran que uno de los primeros procesos que desarrollan los niños es el olfato, con el solo hecho de oler a Mamá, se pueden tranquilizar y sentir en calma. Puedo decir que nuestro viajerito tiene un muy buen olfato, no sé si sea virtud o defecto, porque es imposible tenerlo en algún sitio donde huela mal. A él le encanta oler las flores, así que cuando viajamos siempre tratamos de llevarlo a parques para que respire ese aroma que solo los árboles y flores pueden ofrecer y luego pueda recordar un lugar también a través de sus olores.

La alimentación en los primeros años a veces suele ser difícil, según expertos, para acostumbrar a un sabor nuevo, debes dárselo a un niño por lo menos 15 veces, así que en cuestión de usar el sentido del gusto en los viajes, que mejor que hacer que prueben por primera vez alimentos que en casa no es común que tengamos, tal vez le demos algo que a la primera le guste y así poder incrementar la lista de las cosas que podemos ofrecer de comer, ya que muchas veces las Mamás ya no hayamos ni que darles. Hagamos niños que se atrevan a probar, y no niños que se acostumbren al " No me gusta", porque como dirían las frases típicas de las abuelas: "no puedes decir NO ME GUSTA si ni siquiera lo haz probado".

Los niños utilizan los oídos para absorber todo tipo de información sobre su medio, algunos estudios demuestran que reconocen la voz de Mamá desde que están en el vientre. Al momento de viajar siempre seleccionamos música que le gusta a nuestro pequeño, estamos convencidos que la música siempre es buen aliada para relajar o animar ya sea en trayectos cortos o largos. Una vez estando en el destino intentamos buscar donde haya artistas callejeros tocando instrumentos, o bailando danza típica, siempre es un deleite observar y escuchar ese tipo de espectáculos.

Por último y no menos importante, el sentido del tacto es básico, especialistas explican que los niños con más contacto físico, evolucionan mejor cognitivamente. En nuestro caso somos Familia Colecho, así que nunca falta el contacto piel a piel, nos encanta abrazarlo, besarlo, sabemos que eso le da seguridad y sensación de ser amado.

Durante los viajes cuando era más pequeño, Mamá podía cargarlo sin problema, existen los famosos canguros que son geniales para este contacto piel a piel, además de que te dejan libres los brazos para poder hacer casi cualquier actividad, ahora que ya nuestro viajerito es más grande, Papá es el encargado de cargarlo en hombros en momentos en que se cansa. Aunque lo mejor siempre es llevarlo de la mano, esa sensación de estarlo acompañando en los viajes, nuevas aventuras, guiarlo siempre que podamos será sin duda la mejor de nuestras experiencias como Padres.
Publicado por Viaje de Tres On 12:22 Deja un comentario Continua leyendo
  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube

    Google+

    Blogroll

    Nosotros

    Somos una familia que le encanta viajar, que quiere descubrir lugares, aprender de otras culturas, costumbres y tradiciones. Poder compartir eso con nuestro viajerito es siempre algo maravilloso.