martes, 27 de enero de 2015

Como toda primera vez, estábamos muy emocionados de poder vivir una nueva experiencia como familia, esta vez nos tocaba visitar un zoo, y que mejor que haber tenido la oportunidad de que ésta primera vez fuera documentada en el Zoo de Los Ángeles.

Llegando a la entrada, nos tomaron la clásica foto del recuerdo, que siempre en todo lugar es opcional para quien quiera comprarla o no, iniciando el recorrido nos encontramos también con las típicas tiendas de souvenirs, que como consejo te decimos que las compras las hagas mejor a la hora de tu salida, ya que si no, iras cargando bolsas durante todo el recorrido.

Sin duda entrar a un zoo es adentrarte a la naturaleza, sentirte parte de cada una de las atmósferas que se recrean, en un par de horas puedes sentir que estas en cada uno de los continentes, rodearte de infinidad de especies animales, los clásicos elefantes, jirafas, tigres, leones, zebras, hipopótamos, etc.; creo yo que esa es la fascinación más grande de los zoológicos, es como entrar en una cámara del tiempo y viajar a distintas partes del mundo.

Lo mejor de visitar un zoo acompañado de un niño es poder darse cuenta que se sorprenden con TODO y eso a nosotros como adultos nos hace volver a ser niños y no dejar de maravillarnos por cada instante y por cosas que para muchos podrían ser tan simples pero para un niño siempre serán impresionantes, algo tan simple como observar a una jirafa estirar su cuello para poder comer las hojas de un enorme árbol.

Ésta, como cada una de las primeras veces, ha sido inolvidable. Y estamos seguros habrá más visitas a zoológicos, porque a ésta familia le encantan los animales, y cada que podamos y tengamos la oportunidad de viajar siempre estará en la lista conocer uno nuevo.

Como consejo, si se visita un zoo con niños, llevar carreola es una GRAN ayuda, ya que por lo general, son espacios bastante amplios, y los niños se cansan y terminan pidiendo "brazos", así que siempre es súper cómodo y practico llevar a esa famoso y aliada carrito.

Otro tip es llevarles a los niños algunas botanas saludables para que puedan comer durante el recorrido en caso de que les de un poco de hambre, además de que nuestro bolsillo siempre lo agradecerá, cositas fáciles como unas galletas, fruta o su cereal favorito, siempre acompañado de mucha agua para que estén bien hidratados.

NOTA: quisimos publicar esta entrada porque así fue la primera experiencia en el zoologico; desgraciadamente las fotos se perdieron al ser robada la computadora. Solo queda el recuerdo.





- Mamá -

Publicado por Viaje de Tres On 10:17 Deja un comentario

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube

    Blogroll

    Nosotros

    Somos una familia que le encanta viajar, que quiere descubrir lugares, aprender de otras culturas, costumbres y tradiciones. Poder compartir eso con nuestro viajerito es siempre algo maravilloso.