martes, 14 de abril de 2015

Este viaje a Canadá desde un principio nos encantó, maravilló y emocionó porque sabíamos que nuestro pequeño haría muchas cosas por primera vez y una de ellas era subirse y viajar en un tren. Aún recuerdo con la misma ilusión y emoción todas las veces que viaje siendo niña de Veracruz hacia la Ciudad de México, todos los veranos en compañía de mi Abuela; añoro mucho aquellos tiempos y desearía tanto que aún existiera la posibilidad de viajar en tren como antes dentro de la República Mexicana.

Y es que para los que hemos tenido la oportunidad de hacer un viaje en tren, sabemos que es una experiencia muy linda, ir viendo los paisajes que nos da la naturaleza, uno va tan relajado y cómodo que el tiempo pasa volando y cuando menos te lo esperas ya estas en tu destino final.

Cuando le dijimos a nuestro pequeño viajero que iríamos en tren, se puso súper emocionado y con una gran sonrisa en su carita por la ilusión de subirse y viajar en uno, y más aún siendo un niño que le encanta todo lo que sea medios de transporte. Desde que llegamos a la estación de trenes, sus ojos se llenaron de emoción y felicidad, creo que se sentía dentro de la famosa caricatura "Thomas el Tren"; él ya quería ver los trenes y subirse a uno de ellos, a él no le importaba el destino y solo quería viajar en un tren, así de sencillo.


Después de preguntar donde debíamos esperar para abordar nuestro tren, nos disponíamos a hacer la larga fila. A los dos minutos amablemente un señor de la línea por la que viajaríamos me llamó y me dijo que diéramos la vuelta ya que para los que viajan con niños hay pase preferencial, así también personas en silla de ruedas y edad avanzada, así es que nos fuimos del otro lado donde ya se encontraban otras familias con niños. Después de esperar un par de minutos mas, por fin dieron el aviso para empezar a abordar el tren. Primer punto es revision del boleto (el cual nosotros ya llevábamos impreso), para después bajar por unas escaleras eléctricas teniendo mucho cuidado por que ahí se baja con maletas en mano, acto seguido buscar el vagón donde nos tocaba ir, el cual rápidamente localizamos el nuestro y subimos en el.


El pequeño no paraba de decir ¡WOW!, Mami ¿ya viste que "cool"?, estaba tan feliz y con su carita de inocencia demostraba lo sorprendido que se encontraba, rápidamente eligió su asiento, obvio el de la ventanilla para poder ir viendo todo, se sentó y mientras el tren avanzaba el pequeño comenzó a comer la hamburguesa que anteriormente en la estación le habíamos comprado, ya que nos aconsejaron poder comprar comida antes de abordar el tren, porque aunque si se vende comida abordo, es la típica comida parecida al del avión, no muy "rica", pero bueno más tardo el tren en avanzar que el pequeño en terminar de comer y acomodarse para tomar una siesta.

El trayecto que hicimos fue de Montreal hacia Quebec, con una duración de tres horas y media aproximadamente, por lo que teníamos tiempo suficiente para poder comer, disfrutar el paisaje y hasta dormir un rato. Después de la siesta, el pequeño viajerito despertó y comenzó a disfrutar del paisaje, todo se miraba blanco, lleno de nieve y aunque seguramente para la mayoría de los que viajaban en el mismo tren era un paisaje sin chiste, para nosotros era toda una maravilla, algo que en definitiva no se ve en nuestro país. Después de un rato, el señor que iba de encargado de nuestro vagón, se acercó al pequeño y le regalo un libro para colorear junto con unas crayolas, esto nos pareció una iniciativa buenísima por parte de Vía Rail, ya que muchas veces los medios de transporte piensan más en los adultos que en los niños al viajar, y es que viajando con niños se necesita estar bien equipado para mantenerlos tranquilos durante un viaje.

Esta nueva primera vez viajando en familia fue todo un éxito, guardada desde ya en nuestra memoria y nuestro corazón, y como siempre esperando que vengan más primeras veces juntos.

* Algunos TIPS para viajar en tren con niños:

1. Comprar comida o snacks antes y no durante el viaje, ya que saldrá más barato y más rico.
2. Llevar juguetes o algo con que entretenerlos.
3. Siempre es bueno llevarles una almohadita para que puedan dormir un rato.
4. Déjalos que se quiten los zapatos para que estén más cómodos y si así lo quieren déjalos que caminen por el pasillo para que se desentuman y se distraigan viendo e interactuando con las demás personas.
5. Viajando en tren hay paisajes barbaros, animemos a nuestros hijos a disfrutar de ellos, una buena idea puede ser jugar con ellos a encontrar árboles, casa de algún color en especifico, etc., así seguro irán bien atentos al paisaje.

 
-Mamá-.
Publicado por Viaje de Tres On 11:07 Deja un comentario

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube

    Blogroll

    Nosotros

    Somos una familia que le encanta viajar, que quiere descubrir lugares, aprender de otras culturas, costumbres y tradiciones. Poder compartir eso con nuestro viajerito es siempre algo maravilloso.